Resonancias del Mensaje del Grial 2

de Abdrushin


1.LIBRO ◄ ► 2.LIBRO
Deutsch
English
Francais
Português
Русский
Česky
Contenido


14. Pascua 1935

¡Algo jubiloso esperáis oír hoy de mi, pues es celebrada la Pascua, la fiesta de la resurrección!

Bien que la Tierra se prepara, en las zonas a nosotros familiares, con la fidelidad de siempre, para ofrecer a los habitantes nueva fuerza, proporcionar nuevo alimento, despertar esperanza y también para satisfacer deseos, como siempre ha hecho, vibrando de buena voluntad en las leyes de Dios, de esta vez, sin embargo, la humanidad no compartirá de las bendiciones de Dios como hasta ahora, pues la ira de Dios se encuentra sobre ella, juzgando.

¡Es la Pascua hoy, que habrá que conducir la humanidad para el sufrimiento del Viernes Santo, en la justa compensación de Leyes eternas!

¡Humanidad, tu no pusisteis atención a los llamados de la Luz! ¡Solamente en asimilación espontánea y en el cumplimiento de la Sagrada palabra de Dios podríais haberte salvado aún en el tiempo cierto! ¡Pero, como siempre, tu apenas reíste, mofaste y escarneciste, ahora recibe la recompensa por eso!

¡Tu aprenderás a observar los llamados de Dios, a guiarte agradecida por ellos, a obedecer a tu Criador! ¡Pues un otro camino no permanecerá libre para ti, que no la caída hacia la descomposición, hacia la muerte eterna!

Eso es la única cosa que te resta eligir, para lo que debes decidirte. Sin embargo, si aún quieres vivir obedientemente, luego debes tener la voluntad sincera para eso y pedir por eso con la más pura humildad, al contrario no más te será concedido; por demasiado tiempo jugaste, liviana o también con maldad, con el tesoro más precioso que Dios te prestó.

¡De tu voluntad es exigido ahora lo mayor esfuerzo! ¡Así como en aquella época la oscuridad cubrió el Gólgota cuando el Hijo de Dios Jesús, la Luz viva, dejó esta Tierra, así ella pasa ahora equilibrando por sobre toda la humanidad, le trayendo de vuelta el gran sufrimiento que ella causó al amor de Dios, con la manera cruel del ardiloso raciocinio, incapaz de la mínima vibración intuitiva, y que, como el más fuerte instrumento de Lucifer, era sagrado para vosotros!

¡Buscad, pues, ahora, seres humanos, si podéis, os proteger de la ira sacrosanta de Dios con vuestro raciocinio! Defendeos contra la omnipotencia de aquel que magnánimamente os entregó esta parte de la Creación para usufructo, pero que devastasteis y ensuciasteis como una caballeriza de animales sin trato, a punto de que ahí sólo pueden habitar el sufrimiento y la miseria, porque ante vuestro comportamiento errado y vuestro querer tenebroso, toda la paz y alegría huyen, toda la pureza se esconde horrorizada.

¡Buscaos esconderse de la indesviable justicia de Dios! Ella os alcanza por toda parte, ejecutando inexorablemente la voluntad divina, sin perdonar algo de la tremenda culpa con que os sobrecargasteis por presunción y porfía.

¡Sois juzgados incluso antes que podéis balbucear una única palabra de disculpa, y de nada os sirven todos los ruegos, todas las suplicas, todas las blasfemias o imprecaciones, pues empleasteis y dilapidasteis imperdonablemente el ultimo plazo destinado al examen de conciencia y conversión, cuidando solamente de vuestros vicios!

¡Esto trae en si la Pascua que hoy celebramos! No os digo eso como advertencia, pues para tanto ya es demasiado tarde. Lejos estoy de seguir a advertir, como he hecho hace años. ¡Debéis solamente reflexionar en eso en el vivenciar venidero! Por eso digo una vez más lo qué este tiempo contiene para vosotros. Tal vez el saber de eso os alivie en muchos sufrimientos, aunque eso nada más pueda evitar.

Sabéis que es el rescate de la culpa que vosotros propios pusisteis voluntariamente por sobre los hombros, pues nadie a eso os obligó. Si, ante mis palabras, podáis, en vuestro sufrimiento, alcanzar el reconocimiento, renaciendo así, dentro de vosotros, la nostalgia por la Luz y la pureza, que se objetiva por un pedido lleno de humildad, luego, aunque hundiendo, todavía podrá existir salvación para vosotros, sí, porque el amor de Dios permanece vigilante y estas mis ultimas palabras al respecto no fueron en vano, si al menos uno entre los que hunden se acuerden de eso con humildad antes que sea demasiado tarde.

¡Es, por eso, lo mejor que os puedo dar en esta fiesta de Pascua!

Para vosotros florecerá una verdadera Pascua solamente cuando el Juicio del Señor haya pasado. ¡Luego quiero hablar nuevamente a vosotros y anunciar de una nueva vida, que el Señor sólo otorgará a aquellos quienes de buen agrado vibran en las sagradas leyes de Su Creación, que conservan Su Casa, de la cual sois solamente huéspedes, libre de todas las acciones hostiles a la Luz y que, por su turno, no devasten criminosamente los bellos jardines, en cuyo esplendor y pureza ellos deben continuamente alegrarse, para en eso fortalecerse en el espíritu!

¡Oh ciegos, por qué no queréis despertar! De tanta cosa grave os podríais guardar. Luego yo os podríais haber anunciado algo rejubilador. ¡De esa forma, sin embargo, todo vuestro ser habrá que envolverse en oscuros velos de profunda melancolía, donde solamente a través de los relámpagos fulminantes de la sagrada ira de Dios os pueden advenir todavía liberación y salvación!

¡Y esa ira irrumpirá por sobre vosotros con inimaginable poder en el sagrado Juicio!

El Juicio, sin embargo, es diferente de lo que pensáis. ¡Sabéis de la existencia de un Libro de la Vida, que por el Juiz enviado por Dios en determinada hora será abierto para cada uno!

El Libro de la Vida muestra los nombres de todas las criaturas que llegaron a la vida, y nada más.

Las hojas escritas, sin embargo, que constituyen ese grande Libro de la Vida, que muestran el pro y el contra de cada pensamiento y de todas las acciones de cada uno aisladamente, son las propias almas, donde está impreso todo cuanto ellas vivenciaron y ejecutaron en el transcurrir de su existencia.

En eso, fácil es al Juez leer claramente todos los pros y los contras. Cuanto a esa lectura, pensáis también erróneamente. También en eso es mucho más sencillo de lo que buscáis imaginar.

¡El Juez no hace que cada alma aisladamente camine hasta ante de Él, hasta ante Su trueno, y sí envía en misión de Dios sus golpes de espada por el Universo! ¡Los golpes de espada son irradiaciones que emanan, alcanzando todo en la Creación!

¡Reconoced la gran simplicidad y la sorprendente naturalidad! ¡El Juez no envía los rayos a éste o a aquél, conciente o deliberadamente, no, simplemente los emite por orden sagrada de Dios, pues es la fuerza de Dios, nada más podría actuar de esa manera sino Su sacrosanta voluntad!

Los golpes de la irradiación, o las irradiaciones atraviesan, por lo tanto, la Creación toda, pero con una fuerza hasta entonces jamás habida.

¡Nada logra esconderse de su efecto! Y así, el rayo de la fuerza divina alcanza también cada alma en determinada hora en la ley de la actuación de la Creación.

Luego, todo cuanto el alma humana todavía trae consigo, por ocasión del impacto del rayo de Dios, que siquiera se torna visible a ella, habrá que revivir y también llegar a los efectos y actividad, a fin de que en eso pueda cerrar su ultimo circulo de remate, que elevará o hundirá esa alma.

De lo que una tal alma, en el transcurrir de su existencia, ya fue capaz de librarse cuanto al error y al mal, en remates en el vivenciar armónico con las leyes de la Creación, queda extinto de tal manera como si nunca hubiese existido; por eso no más pende en ella, no más está impreso en ella. Está libre de eso y limpia; por consiguiente, no le pueda causar ningún daño.

Solamente aquello que todavía no encontró su circulo de remate y que por lo tanto todavía pende en ella, todavía le está ligado, será sin más tardanza forzado hacia el circulo de remate bajo la presión de la Luz, al mismo tiempo en que se muestra, reviviendo en los intentos de actividad, y en eso también recibe el golpe que merece.

¡Tales golpes están precisamente en acuerdo a la fuerza del propio querer que, desencadenándose en acción de retorno, se dirigen contra el alma como punto de partida! Por la presión irresistible de la Luz quedará todo ahora fortalecido y rechazado hacia el punto de partida, hacia el alma, sean cosas buenas o malas.

Y todo lo que, de otro modo, en el transcurrir lento del ámbito condensado y endurecido de todas las almas humanas en la Tierra tal vez todavía necesitase de muchos milenios para cerrarse en el circulo, ahora quedará comprimido en pocos meses por la propulsión que ser humano alguno esperaba, resultado de la fuerza de los golpes de la Luz.

¡Así se procesa el Juicio del Universo en su sencilla naturalidad! ¡Es de esta vez el “Juicio Final”, que tantas veces os fue anunciado! Sin embargo, sus desencadenamientos son muy diferentes de lo que pensasteis. Lo que a tal respecto os fue anunciado antaño se dio en imágenes, porque de otra forma siquiera habríais comprendido.

A través del Mensaje del Grial, sin embargo, progresa vuestro saber sobre la actuación en la Creación, pudiendo por eso siempre os ser dicho algo más, pues hoy, debido a mi Mensaje, ya podéis comprender.

Los golpes de espada del ultimo dia arremeten como irradiaciones de Luz de la sagrada ira de Dios en dirección a la Creación y fluyen a través de todos los canales ya formados por los efectos automáticos de las leyes divinas en la Creación, y constituidos por todo el intuir, pensar, querer y también actuar de los seres humanos, como puntos de partida.

¡Por eso los rayos juzgadores serán dirigidos a través de esos canales ya existentes, con incontestable seguridad a todas las almas, produciendo allá sus efectos en acuerdo al estado de la respectiva alma, sin embargo, tan aceleradamente, que toda su existencia será traída en pocos meses hacia el ultimo circulo de remate de toda la actuación de hasta entonces, irguiendo esas almas o derrocándolas, vivificándolas y fortaleciéndolas o destruyéndolas, en acuerdo a su estado real!

¡Así es el Juicio! Hoy podéis a través del Mensaje comprender el fenómeno descrito.

Antes no lo habríais podido comprender, y, por eso, todo tuvo que ser anunciado a vosotros en simples imágenes, correspondiendo más o menos al funcionamiento del proceso.

¡Y esos golpes del Juicio Final ya fueron efectuados! Ellos ya estan a camino hasta vosotros, a camino hasta cada uno en la Creación, no importando si esté o no con su cuerpo terreno.

Los primeros ya os alcanzaron y así revive todo cuando todavía pende en vuestras almas.

¡Pero también los últimos golpes, que os traen aniquilación o elevación, son lanzados con severidad dominadora, para consumar la purificación de esta Tierra!

Ya se están lanzando por sobre la humanidad, y nada consigue en parte alguna detenerlos. ¡En la hora precisamente determinada por Dios será la humanidad alcanzada de manera inexorable, sin embargo justa!

¡Con eso se cumplió la ultima cosa de la voluntad de Dios en el Juicio! ¡Orad, seres humanos, para que en él no os tengáis que perder!

Benditos sois vosotros, que os pudisteis tornar sabios; pues con eso os es dada seguridad en vuestras peregrinaciones a través de las Creaciones; ¡vosotros conocéis precisamente el camino y la meta! ¡Eso os proporcionará fuerza, alegría, paz, al mismo tiempo protección y además voluntad aumentada hacia el bien!

¡Sagrada fuerza de Dios este con vosotros, vosotros quienes, agradecidos queréis recorrer los caminos ciertos!

AMÉM.

Resonancias del Mensaje del Grial


Contenido

[Mensaje del Grial de Abdrushin]  [Resonancias del Mensaje del Grial] 

contacto