Resonancias del Mensaje del Grial 2

de Abdrushin


1.LIBRO ◄ ► 2.LIBRO
Deutsch
English
Francais
Português
Русский
Česky
Contenido


5. Año nuevo 1935

¡Un nuevo año! En cada pasaje de año el ser humano se pregunta, ¿lo qué el año nuevo va traerme a mí? Uno pregunta de modo sereno y silencioso para si mismo, cuando badajean las campanas del pasaje del año, el otro con un dolor angustioso en el corazón, y muchos jugueteando despreocupados, en alegre compañía, riéndose relajados o incluso desafiando el destino en borracheras e infantilidades, a fin de livianamente levantar el velo, dispuestos a enfrentar con obstinación aquello que les está reservado.

Una grande parte, sin embrago, tiene hoy rencor en el corazón, envidia y odio en relación a los semejantes, a los cuales nada de bueno desean. A las escondidas visan desgracia y destrucción, sedientos de venganza forjan planes, que en el nuevo año deben tornarse realidad.

¡Solamente pocos, muy pocos, de los seres humanos juntan silenciosamente las manos en humilde oración, a fin de acercarse de Dios en espíritu, con sentimiento de gratitud por la conducción llena de gracia a través del año que se pasó! Agradecimiento, por además haber podido vivenciar sufrimientos y alegrías, que despertaron su espíritu o lo dejaron madurar aún más en el reconocimiento.

Así fluyen confusas formas de pensamientos en el inicio del nuevo año. Una mezcla de veneno y liviandad, superficialidad y toda suerte de codicias, voluntad de dominar por medio de mentiras y fraudes... sin embargo, hace falta una cosa: ¡el anhelo sincero por la verdadera paz, que tiene sus raíces en la humildad y veneración a Dios! Anhelo por la paz, a causa de la paz. Esto el ser humano terreno no más tiene en si; pues en pensamientos egoístas él no más puede vivir.

El ultimo llamado de Dios a los seres humanos se perdió una vez más, ellos continúan viviendo en la ilusión, de que todo en la Tierra debe orientarse según su voluntad, incluso el Señor, su Dios, si es que todavía Lo reconocen.

Llegó, pues, el nuevo año, el año, que les traerá sorpresa y el vivenciar de que su voluntad nada significa ante aquella omnipotente voluntad de Dios, que los fuerza a postrarse de rodillas y quiebra cualquier resistencia. Los seres humanos dejarán de, con obstinación, introducir sufrimientos en el mundo; pues habrán que defenderse desesperadamente contra el reflujo impetuoso de los frutos de su propio fallar.

¡El año, que hoy se inicia, traerá los rescates grueso-materiales, visibles a los seres humanos, perceptibles, palpables, por los cuales no más pueden pasar sin atención como hasta ahora en relación a todos los acontecimientos espirituales!

¡Habrá una grande lastima en todos los países, por toda parte, y se cumplirán las palabras, que pronuncie advirtiendo en los últimos años!

¡Ellas se cumplirán! ¡Cada palabra!

Cuántas veces la humanidad ya burló y escarneció de mi, porque he dicho muchas cosas advirtiendo, las cuales aparentemente no se cumplieron de inmediato. Adeptos se han tornado tibios y desconfiados por ese motivo, y varios bien intencionados aconsejaron que seria mejor si yo no hablase sobre tales cosas, porque solamente disminuiría el valor de las enseñanzas o incluso la destruiría.

Los inteligentes seres humanos no suponían que yo tenía que hablar así, que era cumplimiento de mi parte y que en eso yo no podía dar oídos a la opinión de los seres humanos, no importando si éstos pensasen de modo hostil o favorable a tal respecto.

Yo no podía dar atención a su escarnio tampoco a sus hostilidades, yo tenia que dejar pasar todo por mi y también presenciar tranquilamente, como varios adeptos se alejaban por eso de mi, los cuales tenían en si grandes posibilidades para un servicio en el Grial; ¡pues yo tenia que continuar a hablar así, porque con eso yo cumplía, y a causa de ese cumplimiento vine a la Tierra!

Los seres humanos no sabían o no creían que yo mismo soy la ley viva y la Palabra Viva, la Palabra de Dios, la cual no profetiza, sino que es criadora, primordialmente criadora: ¡acción!

Y si el mundo entero me tuviese cubierto continuamente de escarnio y burla, y si todos, dudando, se hubiesen alejado de mi, aún así yo habría hablado, sin dejar una palabra siquiera, así, como lo hice; ¡pues en esas palabras residen sagrados cumplimientos!

¡Qué me importa el escarnio de la humanidad, si yo actúo en la voluntad omnipotente de Dios, voluntad esa que soy! ¡Qué me importan las dudas de la pequeñez terrena, la sonrisa complaciente o también el odio de los seres humanos terrenos!

¡Yo conozco solamente el orden de mi Padre y nada más! Y ese será cumplido por mi, con o sin el reconocimiento de los seres humanos.

Muchas veces hablé: ¡mi palabra es acción! Sin embargo, nadie jamás ha formado una noción correcta de eso. Eso ha sido culpa de los propios seres humanos. Cuando hablé del Juicio, luego pensaban que sería solamente una profecía y esperaban realización para pronto, caso hubiesen oído mis palabras con confianza. Los demás, sin embargo, solamente aguardaban poder agredirme, si nada se realizase en la época que ellos imaginaban.

¡Ni uno siquiera de los seres humanos sabía que inmediatamente con mi palabra también se iniciaba el acontecimiento y, nacido así, resurgió en el engranaje universal! ¡No era solamente palabra humana, pero, sí, la Palabra de Dios, que actúa criando en el momento en que es pronunciada, y que jamás cesa en su actuar, hasta que sea cumplida integralmente!

¡Mientras muchas personas consideraban mis palabras como mera profecía, esas palabras ya eran los primeros golpes de la espada juzgadora de Dios contra toda la humanidad, que se tiene en cuenta de más inteligente y más sabia que el propio Dios, que sólo quiere vivir según su propia voluntad e incluso osó desdeñar y asesinar todos los auxiliadores hasta hoy enviados por Dios, en lo más sagrado amor!

¡Y mientras ellas, en su ignorancia, burlaban de mi y de mi palabra, esa misma palabra ya recorría sus caminos por la Creación entera, actuando vivamente, para entonces, por fin, en el cierre del circulo, aplastando y destruyendo, o despertando y elevando, regresar a la Tierra, ya que desde ella ha partido!

¡Y esta época del regreso ha llegado ahora! La palabra ya juzgó en todas las partes universales y alcanza ahora la materia gruesa de esta Tierra, así como todas las almas que peregrinan en cuerpos terrenos gruesos. Derrumba violentamente todas las murallas, que las almas irguieron para si, a fin de esconderse y protegerse por medio de ellas.

¡El nuevo año trae el regreso de mis palabras, con eso, el Juicio! Reflexionad bien: ¡ni siquiera una de mis palabras se perdió! Todo vive y alcanza ahora los seres humanos, cumpliendo lo que esas palabras encierran.

Necesitaba de su tiempo dentro de la ley, para recorrer todos los Universos, antes de que, en el cierre del circulo, regrese ahora hacia el punto de partida, hacia la Tierra, trayendo consigo y en si el cumplimiento final.

¡Continuamente los efectos finales golpearán ahora la humanidad, hasta que también la ultima de mis palabras se cumpla integralmente!

Los efectos retroactivos llegan cada vez más rápidos, se concentrarán, por fin, sin interrupciones, en un ultimo grande golpe, porque la fuerza de Dios se tornó ahora libre en la Tierra, a fin de atraer y disolver todo, lo que además sigue, vibrando, sus círculos.

¡Todo es sencillo en la grandeza de Dios, si el ser humano apenas quiera comprenderlo! Resumiendo, os doy una vez más una imagen sobre eso:

Yo tuve que hablar, en el transcurrir de los años, en determinadas épocas de todo el acontecimiento, que debía venir, para que se cumpla. ¡No debía ser una advertencia para los seres humanos, como ellos lo pensaban, sino era acción, cumplimiento, que yo traía con eso!

Con cada palabra surgía al mismo tiempo espiritualmente el respectivo acontecimiento. La fuerza de las palabras ha sido lanzada hacia el Universo, a fin de recorrer los caminos de todas las leyes primordiales de la Creación y, por fin, regresar para la Tierra en muy determinada época. ¡Sea lo que sea que dije, habrá que cumplirse exactamente según la palabra, sin alteración en el sentido! No pueden ocurrir retrasos tampoco alteraciones; ¡pues la palabra que proviene de Dios es vida y ley! Autocriadora en la fuerza del Señor.

Por eso, ya hace años tuve que hablar, avanzando con el desenvolvimiento, anclar firmemente, a través de la palabra, siempre de nuevo cosas nuevas en esta materia gruesa. Necesitad solamente separar de todas mis preelecciones aquello que hablé criando y aquello que hablé enseñando; pues distinguiréis fácilmente dos maneras de hablar, que yo usé, que podéis reconocer de forma bien exacta, si os esforzéis en ese sentido.

¡Así, mi palabra se ha tornado acción y trajo el Juicio para todos los Universos, como ahora en esta Tierra traerá el Juicio para vosotros!

De todas esas cosas vosotros, seres humanos, nada sabéis.

¡Solamente tras muchos años comprenderéis muchas cosas todavía mejor y presentiréis la grandeza, que reside en todo, lo que ya pasó y que, ahora, en el nuevo año ocurrirá!

Agradeciendo, sí, jubilando, alabaréis entonces el amor de Dios; ¡pues todo eso ocurre para vosotros, seres humanos, para vuestra salvación del pantano por vosotros propios elegido!

¡Por eso, saludéis el nuevo año con alegre seriedad y agradeced a Dios por Su inconcebible gracia de vuestra liberación y redención!

Resonancias del Mensaje del Grial


Contenido

[Mensaje del Grial de Abdrushin]  [Resonancias del Mensaje del Grial] 

contacto