En la Luz de la Verdad

Mensaje del Grial de Abdrushin


1.LIBRO ◄ ► 2.LIBRO
Deutsch
English
Francais
Português
Русский
Український
Magyar
Česky
Slovensky
Contenido


85. ¡Y mil años son como un dia!

¿Quién de las criaturas humanas ya comprendió el sentido de esas palabras, en qué iglesia es correctamente interpretado? En muchos casos es considerado solamente como un concepto de vida sin tiempo. Sin embargo, en la Creación nada existe sin tiempo y nada sin espacio. Ya el concepto de la palabra Creación tiene que contradecir eso; pues lo que es criado, es una obra, y cada obra tiene una limitación. Pero lo que tiene limitación no es sin espacio. Y aquello que no es sin espacio, tampoco pode ser sin tiempo.

Hay diversos mundos que forman la morada de espíritus humanos, según su madurez espiritual. Esos mundos son de densidad mayor o menor, están más próximos o más alejados del Paraíso. Mientras más alejados, tanto más densos y, con eso, más pesados.

El concepto de espacio y tiempo se restringe con la creciente densidad, con la más firme compactación de la materialidad, con la mayor distancia del reino espiritual. De esa forma, la Tierra pertenece a aquella parte del Universo, que corresponde a la segunda posición de densidad. Existe, por lo tanto, todavía una otra parte del Universo que es todavía más densa, por eso también aún más limitada en el concepto de tiempo y espacio.

El concepto diverso de espacio y tiempo se origina de la mayor o menor capacidad de asimilación del vivenciar por el cerebro humano, que por su parte está ajustado al grado del respectivo ambiente, por lo tanto, a la especie de aquella parte del Universo en que el cuerpo se encuentra. Ocurre, así, que debemos hablar de la diversidad de los conceptos para espacio y tiempo en las diferentes partes del Universo.

Existen, pues, partes del Universo que se hallan mucho más cercanas del Paraíso, por lo tanto, de la parte del Universo puro espiritual, de lo que aquella a la que pertenece la Tierra. Esas que se hallan más cerca son de otra especie de la materialidad, más ligera y menos compacta. Consecuencia de eso es la posibilidad de un vivenciar más amplio con plena conciencia. Aquí denominamos eso de vivenciar diurno conciente.

Las materialidades de otra especie pertenecen a la materia gruesa de consistencia más fina, bien como a la parte de consistencia gruesa de la materia fina y, incluso, a la propia materia fina absoluta, mientras que nosotros nos encontramos, actualmente, en el mundo de la materia gruesa absoluta. Mientras más refinada es entonces la materialidad, tanto más permeable también ella lo es. Sin embargo, mientras más permeable es una materialidad, tanto más amplio y más extenso para el espíritu humano, que se halla en el cuerpo, será también el campo de la posibilidad de vivenciar concientemente, o, digamos, de la posibilidad de recibir impresiones.

El espíritu humano, que habita en un cuerpo más grueso y más denso, con el cerebro correspondiente más denso como estación de pasaje de los fenómenos exteriores, se encuentra de modo natural más firmemente aislado o entre murallas de lo que en una especie de materia más penetrable, menos comprimida. Por consiguiente, en la más densa, él también solamente puede percibir en si acontecimientos o dejarse impresionar por ellos hasta una limitación más restricta.

Mientras menos densa, sin embargo, es una especie de materia, tanto más ligera ella es por naturaleza y, con eso, debe encontrarse tanto más alta, igualmente será también más translúcida y, por consiguiente, también más clara. Mientras más cerca se encuentran del Paraíso, resultado de su ligerez, tanto más luminosas y radiantes serán también por ese motivo, por dejar pasar las irradiaciones provenientes del Paraíso.

Mientras más, pues, un espíritu humano, por medio de su cuerpo, recibir la posibilidad del intuir vivo, debido a un ambiente más ligero, menos denso, tanto más capaz será de vivenciar en si, de modo que en el transcurrir de un dia terreno podrá asimilar mucho más vivencias en su ambiente, de lo que una criatura humana terrena con su cerebro más denso, en su ambiente más pesado y por lo tanto más firmemente compactado. ¡Según la especie de la permeabilidad, por lo tanto, según la especie más ligera y más luminosa del ambiente, un espíritu humano consigue, en el transcurrir de un dia terreno, vivenciar entonces tanto como en un año terreno, tanto como en mil años terrenos!

Por eso uno dice: “Allá mil años son como un dia”. Por lo tanto, en la riqueza del vivenciar, cuya intensificación se orienta según la maduración creciente del espíritu humano.

¡El ser humano puede imaginar eso mejor, cuando piensa en sus sueños! ¡Ahí consigue muchas veces, en un único minuto de tiempo terreno, intuir, vivenciar realmente en el espíritu una vida humana entera! Vivencia ahí las cosas más alegres, así como las más dolorosas, ríe y llora, vivencia su envejecer y, sin embargo, gastó ahí solamente el tiempo de un único minuto. En la propia vida terrena necesitaría, para ese mismo vivenciar, de muchas décadas, porque el tiempo y el espacio del vivenciar terreno son demasiado limitados y, por eso, cada escalón prosigue más lentamente. Y como el ser humano en la Tierra solamente en sueño puede vivenciar tan rápidamente, porque ahí las esposas del cerebro son parcialmente quitadas del espíritu por el sueño, entonces él se encuentra en las partes más luminosas del Universo como espíritu no más tan fuertemente esposado y, más tarde, como espíritu completamente libre siempre en ese vivenciar activo y rápido. ¡Para el vivenciar real de mil años terrenos, él no necesita de más tiempo de lo que un dia!

Mensaje del Grial de Abdrushin


Contenido

[Mensaje del Grial de Abdrushin]  [Resonancias del Mensaje del Grial] 

contacto