En la Luz de la Verdad

Mensaje del Grial de Abdrushin


1.LIBRO ◄ ► 2.LIBRO
Deutsch
English
Francais
Português
Русский
Український
Magyar
Česky
Slovensky
Contenido


10. Hijo de Dios e Hijo del Hombre

Un gran error corre ya desde milenios: ¡la suposición de que Jesús de Nazaret fue al mismo tiempo el Hijo de Dios y el tantas veces mencionado Hijo del Hombre es errada! En Jesús de Nazaret fue encarnada *(Inserida en la existencia terrena) una parte de la divinidad, a fin de extender el puente sobre el abismo entre la divinidad y la humanidad, que la propia humanidad abrió a través del cultivo del intelecto adscrito a espacio y tiempo. De esa forma, Jesús fue Hijo de Dios, como una parte de Él, que cumplió su misión entre la humanidad, lo que sólo ha podido realizar en carne y sangre. Aún con la encarnación, seguía siendo el Hijo de Dios.

Pero si era Hijo de Dios, entonces no podía ser Hijo del Hombre; pues se trata de dos. ¡Y él fue y todavía es Hijo de Dios! ¿Quién es, por lo tanto, el Hijo del Hombre? *(Disertación Nro. 60: El Hijo del Hombre)

Los discípulos ya habían percibido que Jesús hablaba en tercera persona cuando se refería al Hijo del Hombre, y cuestionaban respecto a eso. Las tradiciones fueron escritas en la propia presuposición de que Jesús, el Hijo de Dios, y el Hijo del Hombre debiesen ser una sola persona. Sobre eso todos orientaron anticipadamente sus relatos, y así, involuntariamente o inconscientemente, propagaron errores.

Cuando Jesús hablaba del Hijo del Hombre, entonces lo hacía con la visión prospectiva de la venida del mismo. Él mismo lo anunció, puesto que la venida del Hijo del Hombre se encuentra en intima conexión con la actuación del Hijo de Dios. Decía: “Cuando, sin embargo, venga el Hijo del Hombre...” etc.

Se trata de un movimiento circular, como en toda parte en la Creación. La divinidad ha bajado hacia la humanidad, en la persona de Jesús, a fin de traer la Verdad y sembrarla. La siembra germinó, los frutos maduraron para la cosecha, y ahora la humanidad, en el movimiento circular, por intermedio de la Verdad traída por el Hijo de Dios, debe elevarse, madurada, hacia la divinidad en la persona del Hijo del Hombre y, a través de éste, nuevamente religarse íntimamente con Dios.

Eso no debe ser tomado solamente de modo puramente simbólico, *(Metafórico) como muchos suponen, ya que la Palabra se cumplirá literalmente a través de una persona, como también pasó con Jesús. Entre las dos personas, Jesús, el Hijo de Dios, y el Hijo del Hombre se encuentra el enorme karma de la humanidad. *(El destino de la humanidad)

Jesús se dirigió a la fiesta de Pascua, en Jerusalén, donde muchos pueblos de la Tierra estaban representados. Las personas enviaron mensajeros para el Getsemaní a fin de buscar a Jesús. Fue la época en la que los seres humanos, tomados de odio y de brutalidad terrena, ordenaron a sus mensajeros que buscasen al Enviado de Dios. Fijaos pues, en el momento en el que él salió del jardín, estando ellos parados ante él, con armas y antorchas, con pensamientos de destrucción.

Cuando el Hijo de Dios pronunció las palabras: “¡Yo soy!”, entregándose con eso a la humanidad, tuvo inicio el enorme karma con el que la humanidad se ha sobrecargado. Desde ese momento hacia adelante pesó sobre la humanidad, forzándola, de acuerdo con las leyes inexorables del Universo, cada vez más hacia la Tierra, hasta acercarse el rescate final. ¡Nos encontramos cerca de eso!

Cerrará como un circuito oval. ¡El rescate vendrá a través del Hijo del Hombre!

¡Cuando los seres humanos, debido a los graves acontecimientos, queden desanimados, desesperados, y exhaustos, pequeños, muy pequeños, entonces habrá llegado la hora en la que ansiarán por el prometido Enviado de Dios y lo buscarán! Y cuando sepan dónde se encuentra, enviarán, como antaño, mensajeros. Sin embargo, éstos no llevarán en su interior, entonces, pensamientos de destrucción ni de odio, sino que, a través de ellos, la humanidad vendrá esta vez exhausta, humilde, suplicante y llena de confianza en la dirección de aquél que fue elegido por el Supremo Dirigente de todos los mundos para liberarlos de la expulsión, de aquél que les trae ayuda y liberación de las aflicciones, tanto espirituales como terrenales.

También esos mensajeros se lo preguntarán. Y así como antaño el Hijo de Dios, en el Getsemaní, pronunció las palabras: “¡Yo soy!”, con lo que el karma de la humanidad tuvo inicio, de igual manera el Enviado de Dios contestará esta vez con las mismas palabras: “¡Yo soy!”, y con eso se disolverá, entonces, el pesado karma de la humanidad. Las mismas palabras, que hicieron girar la gran culpa sobre la humanidad llena de odio de aquella época, la retirarán nuevamente con la misma pregunta de la humanidad, que llega ahora recelosa y, sin embargo, con confianza y suplicante.

El movimiento circular de ese karma es inmenso y, sin embargo, conducido de modo tan firme y exacto, que las profecías se cumplirán en él. Y desde el momento en el que esas palabras sean pronunciadas para la humanidad, por segunda vez por un Enviado de Dios, toma la dirección ascendente. ¡Sólo entonces se inicia, de acuerdo con la voluntad del Supremo, el Reino de la Paz, no antes!

Ved, de un lado, a los mensajeros de la humanidad, invadidos de odio, acercarse al Hijo de Dios, amarrándolo y maltratándolo, aparentemente triunfando sobre él. A eso se sigue, entonces, la constante decadencia, provocada por ellos mismos, dentro de la inevitable reciprocidad. Con eso, sin embargo, al mismo tiempo, también el fortalecimiento y la madurez de una siembra lanzada por Jesús. Ahora se acerca, anunciado por el propio Jesús, el Hijo del Hombre, como Enviado de Dios que, a servicio del Hijo de Dios, continua y complementa su obra, trayendo la cosecha y separando, de esa forma, según la justicia divina, la paja del trigo.

Jesús, el Hijo de Dios, bajó hacia los seres humanos por amor, a fin de restablecer la ligazón que la humanidad rompió. El Hijo del Hombre es el Hombre que está en Dios y que concluye la ligazón en el movimiento circular, de modo que la armonía pura nuevamente pueda fluir a través de la Creación entera.

Mensaje del Grial de Abdrushin


Contenido

[Mensaje del Grial de Abdrushin]  [Resonancias del Mensaje del Grial] 

contacto